Pas De Repos Pour Les Braves (2003)

0
21

un joven sueña que, si vuelve a soñar, morirá. Por eso está condenado a una vigilia eterna, para sobrevivir. Pero, para no perder la dimensión onírica, el joven convierte su vigilia en sueño. Así, la película desempolva magia pura, corroborando la gran máxima de Macedonio Fernández: “No toda es vigilia la de ojos abiertos”. Y Guiraudie, fiel a su enrevesado universo, escapa a todo lugar común de la representación de sueños lúcidos o relatos oníricos. Por ejemplo, un excelso cover de “Pretty Vacant” de los Sex Pistols se transforma en un remolino sigiloso, en cuyo envión arrastra a un personaje que ve cómo el mar se traga a su amante, viaja en avión por tierra y acribilla a un pueblito entero del sur de Francia. Todo este descontrol es contado con una alegría desbordada, ya que, ante todo, esto es una comedia. Y no hay tristeza ni claustrofobia por estar atrapado en un sueño vivo o en la locura. Porque el hallazgo de Guiraudie es que la demencia se parece mucho a la versión más feliz de la libertad total: una bufa narcolepsia existencialista.

Deja un comentario